Invertir en tecnología, una ventaja estratégica en tiempo de distanciamiento social

14 de Abril de 2020

Invertir en tecnología, una ventaja estratégica en tiempo de distanciamiento social

La crisis sanitaria derivada de la pandemia por la Covid-19 va a suponer un cambio profundo en muchos aspectos de la vida y tiene ya una repercusión evidente en la economía y en las empresas que han visto como su sistema de trabajo, sus protocolos y sus rutinas han saltado por los aires.

La organización de las empresas se ha visto alterada de tal manera por el obligado confinamiento y la necesidad de reducir el contacto entre personas al mínimo que se ha destapado la urgente necesidad de un proceso de digitalización serio y, también, la urgencia de dedicar más inversión a la tecnología.

En el caso del grupo TPF-ASPOR-TRIANGLE, apostamos desde el primer día por el trabajo en remoto gracias a una dinámica adquirida en el que todos nuestros departamentos son capaces de gestionar sus tareas de modo telemático gracias a softwares ya implantados con anterioridad.

Pero una cosa sí ha resultado novedosa para nosotros y nos ha obligado a acostumbrarnos rápido a esta nueva situación: la relación con los clientes a través de videollamadas en lugar de presencialmente. La parte comercial es una de las patas más importantes de nuestra organización y el cambio ha sido notable. Tras cuatro semanas de confinamiento, sin embargo, podemos asegurar que este modo de reunión se va a consolidar aún después de superar la crisis sanitaria porque sus ventajas son múltiples.

Por un lado, incrementa las posibilidades de la conciliación laboral y familiar, reduce la movilidad y, con ello, los riesgos de accidente in itinere y, por ende, disminuye la contaminación atmosférica al utilizar menos vehículos particulares. Sin olvidar que resulta un modo de relación muy eficiente puesto que se eliminan los tiempos de desplazamiento y una reunión telemática se puede ajustar con mayor facilidad en las agendas de todas las partes. Además, la existencia de multitud de aplicaciones y softwares gratuitos para realizar este tipo de reuniones suponen que sea una opción muy accesible.

Metodología BIM

¿Y qué ocurre con el desarrollo de proyectos? En la construcción hace años que se abrió paso una metodología que permite centralizar todas las fases del proyecto y a todos los actores intervinientes en un mismo espacio virtual. Se trata de la metodología BIM (Building Information Modeling), un sistema que permite la gestión integral de los proyectos de construcción, en todas sus fases y durante el ciclo de vida completa del edificio, por medio de modelos virtuales y de forma colaborativa entre los diferentes agentes intervinientes.

Ese es uno de los aspectos fundamentales de este sistema: que todos los agentes (diseñadores, constructores, propietarios e inquilinos) participan en la plataforma donde todas las fases del proyecto están relacionadas y un cambio en la redacción del proyecto se ve inmediatamente reflejado en los datos de la fase de explotación del edificio, por ejemplo.

Invertir en tecnología en la formación de nuestros equipos en sistemas como este nos ha dado ventaja a la hora de afrontar el confinamiento obligatorio con total normalidad permitiéndonos seguir ofreciendo servicios con un gran valor añadido (tanto en consultoría como en ingeniería) a nuestros clientes.